fbpx

SOS COSTA GRANDE

(Misael Tamayo Hernández, in memóriam)

Claro que no fue algo “circunstancial”. Maricarmen Añorve Baños, hermana del senador Manuel Añorve, tuvo a bien viajar desde Acapulco a Ometepec para presentarse en el mitin que el pasado lunes encabezó el candidato a gobernador por Morena, Félix Salgado Macedonio, y se subió al templete a saludar al abanderado del partido lópezobradorista.

En el lugar también estaba una sobrina del ex gobernador Ángel Aguirre Rivero, y de inmediato se desataron especulaciones, en el sentido a que ni los parientes de Añorve estaban a favor de Mario Moreno Arcos, el candidato de la alianza Va por Guerrero, integrada por el PRI y el PRD.

Eso, hasta cierto punto, es comprensible porque quizás esperaban que su pariente fuese de nuevo candidato a gobernador, máxime que desde su elección como senador venía encabezando los primeros lugares en las encuestas, con la salvedad de que el tricolor determinó  jugar con Moreno Arcos, pues les parece más fácil ir de menos a más, que apostarle a un candidato que arrastrar limitantes, de esas que los políticos llaman “negativos”.

A diferencia de Morena, que decidió jugar con Félix Salgado Macedonio, como ícono de la lucha social y democrática en la entidad, en el PRI se decidieron por una cara nueva, dándole la oportunidad al secretario de Desarrollo Social, Mario Moreno Arcos,   quien hasta ahora no ha perdido ningún proceso electoral.

Volviendo al tema de los Añorve, la señora estuvo en el mitin político de Félix Salgado Macedonio, en medio de unas mil personas apretujadas. Pero no pasó desapercibida, sino que incluso se subió al templete, donde saludó dice ella “casualmente”, al candidato morenista.

Eso no es algo casual. Como hermana de un político de viejo cuño, la señora debe saber dónde se mete, porque en política nada es casualidad y todo lleva una lectura más profunda.

No estamos hablando de que al paso por su casa la reconoció y le saludó. Al contrario, ella acudió a aquella cancha abarrotada de gente de Ometepec y los municipios vecinos, para subirse al templete del candidato del partido opuesto en el que milita ella misma, como dijo en su desmentido, y sobre todo en el que milita su hermano, el senador Manuel Añorve.

Eso para nada es algo circunstancial, como ella y su hermano el senador argumentaron después de que se hizo el escándalo y ambos tuvieron que salir a dar la cara para desmentir la especie de que estaban chaqueteando a favor de Félix.

Pensando mal, para acertar, lo más probable es que Maricarmen Añorve fue usada para que le cumplieran algo a su hermano el senador. Algo no le estaban cumpliendo los de la alianza, y entonces mandó un mensaje subliminal a los aliados del PRI-PRD. Así se percibe. Como cuando Aguirre mandó a su gente en Ometepec a levantarle la mano a Luis Walton Aburto, en un evento al que sólo acudieron representantes del ex emecista y fallido precandidato de Morena a gobernador.

¡Osote! Los ex alcaldes y ex funcionarios estatales Humberto Zapata Añorve y Francisco Espinoza Hilario, salieron a decir en conferencia de prensa que votarían por la persona, no por el partido, porque ya no eran esos tiempos. 

Ex priístas y perredistas del Grupo Aguirre, en ese momento se comprometieron con Walton. Pero obviamente todo fue a valores entendidos, porque nunca más se les volvió a ver con el precandidato externo de Morena. E incluso ahora, después de la derrota en el proceso interno, ¿dónde están esos próceres waltonistas?

En esta campaña hemos visto de todo. La política se ha envilecido y el proceso electoral en boga así lo ha demostrado. Ya no sabemos dónde quedó la bolita. Ya no sabemos quién es quién, porque como dijera el comediante el Costeño en uno de sus chistes, ahora los políticos que antes eran antagónicos ahora se apapacha y se gritan: “Somos los mesmos”.

Todo quede entre amigos, como dijera Añorve, que no tiene diferencias con Félix, porque en política no hay enemigos, hay adversarios. O como dijera su hermana, saludó por la educación que le inculcaron sus padres.

Recordemos que entre broma y broma, la verdad se asoma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *