fbpx

Se requieren 12 mdp para reactivar aceitera, afirman

PEDRO PATRICIO ANTOLINO, CORRESPONSAL.

TECPAN DE GALEANA, GRO.- La falta de interés de parte de las anteriores y actuales autoridades estatales por sostener los recursos económicos para mantener la compra de coco en las plantas aceiteras, propiedad de Agroindustrias del Sur, el giro que dieron los productores para vender el coco y el abandono en el que se encuentran las máquinas extractoras, son los factores que tienen actualmente en quiebra a esa dependencia estatal que, según los pronósticos, vive sus últimos meses de vida.

De acuerdo al actual director general de Agroindustrias del Sur, Leonel Lorenzana Rivera, es necesaria una inversión de más de 12 millones de pesos para rescatar a ese organismo, adecuándolo a las circunstancias actuales sobre la poca producción de aceite, ya que los agricultores han vuelto los ojos hacia la venta de la fruta para el aprovechamiento de varios productos derivados, siendo el aceite el de menor demanda a diferencia de lo que fue 40 años atrás.

Hoy en día, según Lorenzana Rivera, el Organismo Público Descentralizado (OPD), enfrenta una deuda de más de 350 mil pesos por adeudos a productores de coco de Costa Grande y Costa Chica, que confiaron en la empresa para llevar su copra sin que hasta el momento reciban su pago.

Leonel Lorenzana asegura que la existencia de Agroindustrias del Sur es necesaria porque se necesita contar con un ente que regule el precio del litro de aceite de coco, ya que de no existir se corre el riesgo que éste se dispare al antojo de los industriales que actualmente acaparan la compra de copra en la entidad.

En ese sentido, dijo que para rescatar a ese organismo es necesario que la próxima administración estatal, que encabezará Evelyn Salgado Pineda, invierta más de 12 millones de pesos para crear fondos de garantía para la compra de copra en las dos costas de Guerrero; rehabilitar las maquinas extractoras y adecuarlas a las condiciones actuales que demanda la escasa producción de aceite, que débilmente compite ante la industrialización de otros derivados de la fruta como el agua, la concha, el bonote o la pulpa, que tienen mejor preferencia para la elaboración de jabones, champús, carbón activado, sustrato o bebidas energéticas.

Asimismo, señaló que es necesario invertir en la rehabilitación de las instalaciones de las plantas extractoras ubicadas en San Jerónimo, Iguala y Coyuca de Benítez. 

La producción de copra, es una actividad económica que hasta hace 10 años representó la base de la economía de miles de familias que habitan las dos regiones costeras de Guerrero, sostenida fundamentalmente por la existencia de Agroindustrias del Sur, la cual, está en agonía, y, según algunos expertos, entre ellos Leonel Lorenzana, ese organismo está en peligro de desaparecer si la próxima administración estatal así lo decide.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *