fbpx

Palabra de Mujer

Ruth Tamayo Hernández

Incumplen políticos protocolos sanitarios en mítines

“No puedes volver atrás y cambiar el principio, pero puedes comenzar donde estás y cambiar el final”: C.S. Lewis

Mis estimados, de plano no pensamos lo que decimos cuando hablamos, inclusive ofensas; pero lo grave es cuando nos deseamos el mal unos a otros, siendo que vivimos en el mismo lugar y nos mantenemos de la misma actividad todos; es decir, del turismo.

Luego de que se fueron los visitantes a sus lugares de origen, los críticos en las redes culparon del alza de los contagios al turismo que vacacionó en los principales destinos turísticos de la entidad, como Acapulco e Ixtapa-Zihutanejo.

Pero estos criticones no dicen ni pío de los políticos y sus mítines. Estos eventos reúnen a mucha gente y la mayoría de las personas son mayores de 60 años y sólo traen cubrebocas y lo usan debajo de la nariz, y eso no sirve de nada.

A los políticos les ha valido un comino las medidas sanitarias. El mismo Instituto Electoral y de Participación Ciudadana señaló que los partidos políticos incumplen los protocolos sanitarios durante los eventos que programan, e incumplen las medidas para el control del Covid-19, como la sana distancia. Pueden traer cubrebocas, pero están amontonados.

Y ninguno se salva de este señalamiento; ni PRI, ni PRD, ni Morena, todos han incumplido a la norma.

Entonces, esos actos de proselitismo políticos durante las precampañas donde hay mucha gente aglomerada, eso también es fuente de propagación del virus en los municipios del estado y no toda la culpa es del visitante, digo hay que ser parejos, porque nadie asegura que los recientes contagiados del coronavirus en Zihuatanejo sean trasmitidos por turistas, de manera exclusiva.

Lo que deben hacer los órganos electorales es multar a los políticos que han incumplido a las recomendaciones de la Secretaría de Salud, para evitar aglomeraciones en los eventos, ya que no tienen ninguna restricción y tampoco son responsables, pues piden a sus coordinadores traer personas a los eventos de manera irresponsable.

Pero si se llega a contagiar de coronavirus alguna persona y muere, le van a reclamar a la persona que lo invitó a asistir, no le reclamarán al político. El que queda mal es el líder de colonia o de comunidad.

En todos los lugares hay letreros en relación a las medidas sanitarias, pero en los eventos políticos no los hay. No obstante, el alza de contagios de coronavirus en Zihuatanejo se lo atribuyen al turismo.

Aunque no se trata de justificar a nadie y menos de echar culpas, debemos ser responsables en lo que se refiere al puerto de Zihuatanejo, reconociendo que de este destino comemos todos y no nos conviene que lo cierren, pues todos fuimos testigos de las grandes pérdidas económicas que registró el sector empresarial, de la pequeña y mediana empresa, comercio en general, establecido y ambulantes, y la gran pérdida de empleos debido al cierre de negocios y de las playas.

Y además, hubo centenares de negocios y empresas quebradas que no volvieron a abrir porque no tuvieron capital para volver; algunos lo perdieron todo.

Inclusive, algunos negocios pudieron abrir esta temporada, pero no podrán seguir, debido al alza de impuestos, el alza de salario mínimo que ahora se reflejará en las cuotas del IMSS, el alza de la luz, entre otros motivos, es imposible mantener un negocio y sin tener ventas.

Lo más grave es sostener una nómina sin resultados económicos. Las ventas están muy bajas, es la queja del sector en Zihuatanejo, pero es mejor estar viéndonos la cara unos a otros que estén cerrados nuestros locales, dijeron comerciantes.

México, mis estimados, es el único país del mundo que no ha sacado presupuesto de emergencia para levantar la economía, por la crisis que causó la pandemia por Covid-19. El gobierno mexicano debió plantear un rescate económico por la pandemia, al menos a favor de la pequeña y mediana empresa, que son las que pagan impuestos y generan empleos. Pero no lo hubo

Y lo grave apenas lo vamos a ver, pues muchos ya no podremos continuar el resto del año con los negocios abiertos y sosteniendo una planta laboral. Simplemente no hay dinero no hay ventas.

Y si el virus sigue golpeando fuerte al empobrecido estado de Guerrero, esto continuará. Será peor si vuelve la entidad a semáforo epidemiológico rojo, entonces sí se acaba todo y bajamos el telón más pronto.

Aunque ayer llegaron los primeros lotes de la vacuna contra el coronavirus para vacunar al personal de salud, y enseguida se hará lo propio con los adultos mayores de 60 años, de todas formas, el riesgo para la entidad sigue si los guerrerenses no somos responsables en guardar las medidas sanitarias y la sana distancia.

Y es que aunque ustedes no lo crean, en Acapulco los jóvenes hacen fiestas en lugares apartados y clandestinos para que no llegue la Guardia Nacional a molestarlos. Y según en las redes sociales esos grupos de muchachos son numerosos, donde corre el alcohol, y obviamente sin ninguna medida sanitaria.

Esos son los focos de infecciones que se deben evitar y no culpar al turismo que visita el puerto acapulqueño.

Miren una muestra de irresponsabilidad y de inconsciencia: en una localidad llamada Cofradía, municipio de Morelia, se realizaba un jaripeo en el que había muchísima gente, y llegaron cuatro patrullas de la policía municipal para cancelar la fiesta. Pero la sorpresa se la llevaron los agentes municipales, pues la gente los recibió a pedradas, dejando un saldo de cinco uniformados lesionados y una patrulla destrozada.

Cabe hacer mención, mis estimados, que Morelia se encuentra en semáforo epidemiológico rojo por el incremento de contagios del Covid-19, y esta gente irresponsable todavía recibió a golpes a los uniformados.

Somos inconscientes, de verdad.

Eso mismo ocurre en Tierra Caliente, donde hay fiestas, bailes jaripeos y un largo etcétera. La gente no hace conciencia. Hoy la Tierra Caliente tiene puño de contagiados de coronavirus y han fallecido muchos de estos. Pero ni así les remuerde la conciencia a los muchachos, ellos siguen haciendo fiestas y hasta dicen que de algo se han de morir. Eso sí, pero son irresponsables cabeza dura.

Señores, el semáforo epidemiológico naranja significa que estamos en alto riesgo. Debemos cuidarnos para que en el estado de Guerrero sigan los negocios abiertos y en los destinos turísticos las playas, pues se necesita que la economía se mueva o nos va a cargar el payaso a todos.

Digo, aunque su negocio no sea el turismo, también ocupan dinero.

En otro tema mis estimados, apenas comienzan las precampañas y ya hay tragedias que lamentar. Lo que les decía en este espacio, es que este proceso electoral pinta peligroso. Ojalá me equivoque.

En Guanajuato, estado donde no para la violencia y corre la sangre por las avenidas de esa hermosa entidad, ya han asesinado a regidores, empresarios, candidatos, funcionarios, ex alcaldes, ex diputados.

Y ahora tocó la desgracia al diputado local del PAN, Juan Antonio Acosta Cano. El legislador fue asesinado ayer en la ciudad de Juventino Rosas, en pleno centro.

Mientras se ejercitaba por la mañana en un parque, llegaron dos criminales y le dispararon en la cabeza al legislador y cayó muerto.

Según los medios locales, el diputado era precandidato a alcalde de ese municipio, en donde tiene una fuerte presencia el cartel de Santa Rosa de Lima.

De inmediato, los señalamientos del crimen del diputado panista fueron para ese grupo de criminales que trae asolado a los guanajuatenses.

Y la mera verdad, en Guerrero en cualquier rato se rompe el hilo por lo más delgado. Los invito a hacer changuitos para que no se suelte el diablo a hacer diabluras, pues como les digo, Guerrero ya no aguanta más tragedias. ¡Feliz miércoles, mis estimados!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *