fbpx

Palabra de Mujer

Ruth Tamayo Hernández

*Pérdidas ponen en jaque al sector turístico

*Xavier Olea revive el caso de violación contra Félix Salgado

“No importa lo que digas, ni cómo lo justifiques; eres lo que haces. Tus comportamientos hablan por ti, te delatan, te señalan”: Walter Riso.

Mis estimados, los principales destinos turísticos del estado de Guerrero podrían ampliar sus quebrantos económicos en lo que resta de la temporada, pues no arribó turismo al nivel deseado a los puertos como se esperaba. Los factores principales fueron la pandemia por Cobid-19 aún vigente, y la crisis económica derivada de esta misma.

Aunque las autoridades plantearon el semáforo diferenciado en Guerrero, pasando de naranja a amarillo los municipios de Acapulco, Zihuatanejo y Chilpancingo, el plan no tuvo éxito a cabalidad como se intentaba.

Con todo, se movió, aunque sea un poco la economía en cada destino y eso es de importancia para el sector y la sociedad.

Pero como en todo, hay negros en el arroz. Surgieron críticas fuertes en las redes sociales contra el gobernador, Héctor Astudillo Flores, por haber propuesto el semáforo diferenciado en 3 municipios, sólo para la temporada decembrina, para luego recorrerlo a naranja de nuevo, una vez que pasó la temporada vacacional.

Las críticas son fuertes contra el mandatario. Los internautas indican que prefirió lo económico que la salud.

Sin embargo, si no hubiera propuesto el gobernador el plan del semáforo diferenciado para ampliar la capacidad en restaurantes, hoteles, bares, entre otras actividades que disfruta el turismo, la crisis económica en el sector lo hubiese desbarrancado porque la gente ya no aguantaba más; tanto los dueños de negocios, como los trabajadores que suelen emplearse de manera permanente o por temporadas. Entonces el mandatario habría sido un malo por no pensar en la economía de los guerrerenses.

Lamentablemente, la estrategia no funcionó como se planteó, pues según el secretario de Turismo, Ernesto Rodríguez Escalona, los principales destinos turísticos del estado de Guerrero, como Acapulco, Taxco e Ixtapa-Zihuatanejo, perdieron más de 3 mil millones de pesos durante la temporada vacacional de invierno, en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Es decir, durante las vacaciones decembrinas de 2019 el Triángulo del Sol captó 4 mil 756 millones de pesos, contra mil 340 millones de pesos en 2020.

Esto es sólo una muestra para que se dé cuenta del tamaño de las pérdidas económicas al sector turístico. ¿Verdad que somos buenos para criticar? Pero nada responsables para proponer y cooperar.

También lo económico es indispensable atenderlo; incluso para la salud, pues la enfermedad del Covid-19 es demasiado costosa, y el que no tiene dinero se muere, porque se anda curando con tés y hierbas una infección tan agresiva.

Esta es una realidad que lacera, pues si los enfermos de coronavirus no tienen recursos para curarse se mueren, así de simple.

Pero no me voy a meter en ese tema por ahora, pues testimonios de personas que fueron contagiadas del virus en Zihuatanejo comentan que el Covid es una enfermedad costosa, sobre todo cuando necesitan oxígeno. E incluso después de meses de enfermos continúan con tratamientos caros para sus pulmones o riñones.

Le cuento esto porque en Zihuatanejo vivimos todos del turismo. Si no vienen turistas al puerto, estamos muertos, no hay otra manera de obtener recursos, más que del destino. Y todos los que aquí vivimos nos damos cuenta de lo que ocurrió durante el tiempo que estuvo cerrado el puerto. Fue una desgracia terrible y aun no nos escapamos de que se vuelvan a cerrar las playas, porque así lo desean varias personas, hasta presagian que en 15 días Guerrero regresará al semáforo rojo.

Otros indican que quienes piden que cierren los puertos y que el estado regrese a semáforo rojo son los empleados que trabajan para el gobierno, esas personas anhelan que estemos en semáforo rojo todo el año porque ellos de todos modos cobran.

Aunque también van a bailar la misma danza que los jodidos, pues si no hay pago de impuestos por parte de los contribuyentes, tampoco habrá recursos para sus salarios.

Pero no se trata de estar peleándonos como perros y gatos, tenemos que aprender a convivir y ser solidarios, no estar deseándonos el mal unos a otros, porque finalmente todos somos guerrerenses.

Ya hasta parecemos de grupos políticos como Morena, PRD-PRI y PAN. Estos institutos políticos cargan pleito casado entre ellos. Se dicen de todo, pero varios personajes, tanto de Morena como del PRI pactan acuerdos en lo oscurito entre ellos, y sólo simulan que se pelean, mientras los militantes sí se pelean de verdad, pues ellos sí creen en los pleitos de sus dirigentes y ellos pelean de verdad, no de mentiras, al grado que hasta las familias están divididas por los dichos partidos o por los aspirantes a los cargos públicos.

Es muy lamentable lo que se dicen en redes sociales los militantes de cada aspirante. De por sí la política está muy mal mirada y con esos pleitos no se divisa nada bueno.

Lo malo es que en ninguno de los dirigentes cabe la cordura; por el contrario, se acusan de todo y a estas alturas los guerrerenses sabemos de qué pie cojea cada aspirante a los cargos.

En mi rancho reza un refrán bien popular que dice: Dime con quien andas y te diré quién eres. Y otro adagio más directo reza así: El que con lobos anda, a aullar se enseña,

¡Cuidado!, porque hay muchos lobos vestidos de ovejitas en la política.

Caso Félix

El candidato de Morena, por ejemplo, ya no siente lo duro sino lo tupido. Sus adversarios se han multiplicado y, por si fuera poco, desde el PRI hay también saetas en su contra.

Con las declaraciones de este lunes del ex fiscal Javier Olea Peláez, en el noticiero de Al Tanto, que dirige en el puerto de Acapulco el periodista Misael Habana de los Santos, el ex procurador del estado -de infausta memoria, por cierto- Xavier Olea Peláez, afirmó que la demanda por violación en contra de Félix Salgado Macedonio es real, que está abierta y que en cualquier rato puede reactivarse.

El ex fiscal dio detalles de la demanda y señaló que habiendo él integrado la carpeta de investigación, dio órdenes de que se judicializara, pero que recibió órdenes de enterrar el caso.

“Yo creo que la carpeta estaba perfectamente integrada con exámenes psicológicos, con declaraciones de testigos, con peritaje”, consideró.

Sin embargo, esto no procedió “por razones única y exclusivamente políticas en las que yo no estuve de acuerdo”, dijo.

“Yo hice una tarjeta informativa a quien tenía que hacerla y se me dijo que no, entonces la instrucción que yo di fue que se mantuviera statu quo esas circunstancias”, agregó.

Al preguntarle quién le dijo que no, respondió: “Se pueden imaginar quién es, quién maneja las cuestiones políticas del estado, con eso digo absolutamente todo, y pues de alguna manera tuve que hacer caso a una instrucción”.

Con este señalamiento, parece que llega la hora de la verdad. El fiscal general del estado, De los Santos Barilla, tendrá que actuar en consecuencia, pues de lo contrario se asumirá como tapadera de un presunto infractor de la ley.

Olea señala que fue él quien le pasó al diario Milenio estos datos, medio que fue el primero en revelar el asunto, en noviembre del año pasado.

Bueno, al menos esta duda ya se despejó, pues todo mundo se preguntaba cómo es que el caso se ventiló después de años cerrado.

Claro, al escuchar la entrevista hay muchos vacíos que un experto en leyes puede detectar. Olea le echa la bolita alguien más, aunque con ello se confirme que él también actuó como tapadera, pues su deber era enviar la carpeta a un juez penal. Al contrario, acató órdenes, aunque la ley señala que la Fiscalía es autónoma.

Esperemos a ver en qué termina este novelón de Morena en Guerrero, que ya es prácticamente un drama. ¡Feliz martes, mis estimados!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *