fbpx

SOS COSTA GRANDE

(Misael Tamayo Hernández, in memóriam)

Más rápido de lo que se esperaba, el presidente de la República y su partido han estado tendiendo las condiciones para la alianza con el PRI, y la reforma eléctrica que ya está en proceso de discusión en la Cámara de Diputados es la oportunidad para ello.

Obviamente, esta cercanía PRI-MOR desalienta a los aliados del PAN y PRD, al grado de que ayer estos partidos advirtieron a los priístas que cualquier coqueteo con el partido lópezobradorista, así se trate de asuntos que beneficien al pueblo, sería tomado como un principio de ruptura de la alianza electoral y ahora legislativa que pactaron junto con empresarios para contener las contra reformas obradoristas y el avance de la Cuarta Transformación.

Pero la reforma eléctrica está poniendo a los priístas contra la pared: o la apoyan y se reivindican ante el pueblo de México, rememorando las acciones nacionalistas de gobiernos como el de Cárdenas y el de López Mateos, o siguen el ignominioso camino dictado por Carlos Salinas de Gortari en alianza con el PAN. 

En pocas palabras, el presidente machacó a los priístas que han traicionado su propia historia, y desde el Salinato dieron un viraje a la derecha, para entregar a empresas nacionales y extranjeras los bienes de la nación, que en nada han beneficiado al pueblo.

Este martes, desde Veracruz, el presidente AMLO volvió a advertirles a los priístas que tienen un encuentro con su propia historia y que es el momento de tomar decisiones. El lunes, les diría también que todo diputado que vote en contra de la reforma eléctrica será exhibido, no habrá voto anónimo y que cada quien enfrente las consecuencias.

Realmente el PRI está entre la espada y la pared, pues por un lado tiene enfrente la presión interna de sus propios grupos -jóvenes sobre todo- que reprochan la alianza con el PAN y el PRD y acusan al líder nacional, Alito Moreno, de tomar decisiones por encima de los órganos rectores del partido.

En su comunicado del lunes, los priistas abrieron la puerta a la posibilidad de apoyar la reforma: “Los legisladores del PRI van a ser responsables con los ciudadanos de este país, pero también con nuestras instituciones. Queremos un sector eléctrico que fortalezca a nuestra CFE, orgullo de este país. Pero también se debe de buscar que no se deterioren más las finanzas públicas de nuestro México. Todo ello, para el desarrollo de México como un país más justo”, señalaron.

En cambio, el PAN dijo que “no acompañará de ninguna forma la iniciativa” de Reforma Eléctrica.

Los socios electorales del PRI, panistas y perredistas, de inmediato protestaron en público y en una supuesta reunión privada que cita El Universal, dieron un ultimátum al tricolor al señalar que, si avala la enmienda constitucional del Presidente, se acaba su alianza en la coalición Va por México.

¿Qué decidirá el PRI? Si nos atenemos a lo que sucedió en la era panista, cuando los tricolores se aliaron a los gobiernos de Fox y Felipe Calderón, para fortalecerse, no dudamos que esta vez harán lo mismo.

La alianza con el diezmado PAN y el casi desaparecido PRD, en poco le ayuda, salvo estar del lado de los perdedores. Y si algo ha demostrado el PRI, es que es bastante maleable y camaleónico.

El líder de los diputados federales panistas, Jorge Romero expresó este martes que dentro de la Coalición PAN PRI y PRD, están al límite de la ruptura, “porque una alianza se mantiene con hechos, no con dichos” y el PRI en los hechos está fallando.

El legislador capitalino reprochó la indefinición del tricolor para respaldar la negativa a la reforma presidencial que pretende disminuir la participación de la iniciativa privada en el sector de la energía eléctrica.

El panista agregó que tienen presente que cada grupo parlamentario tiene que tomar su decisión en torno a la reforma, sin embargo, resaltó “hemos platicado profusamente, esta es una de las reformas más importantes para este país y nosotros creemos que sólo se es alianza cuando se tienen hechos de actuar como alianza, cuando se sustenta en los hechos actuar como alianza”.

Por su parte el líder de los diputados del PRD, Luis Espinosa Cházaro, coincidió en que si el PRI aprueba la reforma se saldrá de la coalición legislativa.

El diputado mencionó que no se quiere adelantar a los hechos, pero espera que el PRI “se mantenga en que votaremos en contra de la iniciativa que mandó el Presidente”.

Añadió que en todo caso, si el tricolor apoya a Morena, “serían ellos los que se estarían saliendo del bloque, no nosotros, porque es clara la posición que tenemos respecto de homologar nuestro criterio para ir en un sentido en las votaciones”, dijo el coordinador de los legisladores el partido del Sol Azteca.

¡Wow! Así las cosas con la dichosa alianza Va por México. Será tan muy difícil mantenerla como evitar la ruptura. El partido que logre entender los tiempos y apegarse a ellos, saldrá avante. El que no, se quedará en la enana oposición

De los 3, el que más tiene que perder es el PRD, pues siendo un partido de izquierda estaría en la ruta de defender los intereses empresariales, algo que siempre ha hecho el PAN con el apoyo de los potentados y la clase media y media alta. Es decir, el PAN no pierde su nicho electoral y tampoco iría en contra de sus postulados. 

Pero el pobrerío en que han convertido este país no le perdonará al PRD semejante traición, y en ese contexto no le vemos otro futuro que la extinción. Al tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *