fbpx

EL EJERCICIO DE LA REVOCACIÓN MANDATO DE 2022 – DÉCIMA TERCERA PARTE

César Antonio Aguirre Noyola

“Parte de la ingeniería político electoral de la Cuarta Transformación”

DÉCIMA TERCERA PARTE

La Revocación de Mandato que se llevó a cabo el domingo diez de abril fue un ejercicio democrático inconstitucional, ilegal, con apoyos ciudadanos viciados, con una difusión interrumpida ilícitamente por el licenciado Andrés Manuel López Obrador, por miembros de su gabinete, por gobernadores y gobernadores con afinidad partidista y dirigentes del Movimiento de Regeneración Nacional. Fue tan desaseado, que la prohibición de la difusión de la propaganda gubernamental y no usar dinero del erario para su difusión fueron un obstáculo constante para quienes no les correspondía esta tarea.

Buscaron mil y una formas de justificar su irrupción a las restricciones constitucionales y legales, que las versiones que se divulgaron era que el INE se había extralimitado, que el INE no promovía la dinámica ciudadana (cuando a diario se escuchaban los spots en frecuencias de radio y canales de televisión, amén de otras formas de socialización como lo son las redes sociales y anuncios en bardas), que el INE quería negarle el derecho a la información a la ciudadanía, que el INE quería callar a los funcionarios públicos, que el INE quería boicotear la consulta ciudadana, etcétera.

Cómo no recordar el grotesco dispendio de recursos económicos que significó la colocación de lonas en anuncios espectaculares a lo largo y ancho del territorio nacional (incrementándose esta conducta “coincidentemente” en las seis entidades federativas donde habrá elecciones para renovar igual número de gubernaturas), todas con un misma tipografía, mismo hashtag, misma imagen del presidente de la República, mismos colores (entre los que no faltaba el vino tinto que identifica el emblema del MORENA). Y por si faltaba algo, por la mayoría de esta publicidad no respondieron, o sea, que aparecieron estos como por arte de magia o producto de la divina providencia.

Tanto les estorbaban las restricciones que los propios diputados y diputadas, así como senadores y senadores del MORENA y sus partidos satélite, que a los legisladores y legisladoras del bloque encabezado por el partido marrón les surgió la brillante idea de elaborar y aprobar un decreto donde interpretaban qué debía entenderse por difusión de la propaganda gubernamental: la idea era romper las limitantes y difundir desde el Gobierno logros, acciones e inauguraciones, lógicamente usando los dineros de los fondos públicos…”lo que no nos cuesta, hagámoslo fiesta”.

Así, vía fast track, es decir, al vapor, se aprobó por el bloque de legisladores y legisladoras encabezados por MORENA el “Decreto por el que se interpreta el alcance del concepto de propaganda gubernamental, principio de imparcialidad y aplicación de sanciones contenidas en los artículos 449, numeral 1, inciso b), c), d) y e) de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, y 33, párrafos quinto, sexto y séptimo y 61 de la Ley Federal de Revocación de Mandato”, mismo que se publicó en el Diario Oficial de la Federación el día 17 de marzo de 2022. O sea, el Poder Legislativo federal se arrogó la facultad de reglamentar e interpretar las leyes electorales, cuando estas dos atribuciones en materia electoral competen al Instituto Nacional Electoral y al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación: o sea “¡Al diablo con las instituciones!”.

Con este decretazo el espíritu de las normas de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, la Ley Federal de Revocación de Mandato, los acuerdos aprobados por el Consejo General del Instituto Nacional Electoral, las tesis y criterios jurisprudenciales del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación —toda esta armazón relacionada en el contexto de la materia electoral—  fueron borrados del mapa: rienda suelta a la propaganda para fortalecer la imagen del sujeto de la revocación y carta abierta para el uso de recursos económicos de las arcas para publicidad política.

La Revocación de Mandato, entonces acabó por convertirse en una pachanga, donde todo mundo difundía sus aciertos y virtudes, utilizando desde luego el dinero de los mexicanos y de las mexicanas, lo que se traducía, al mismo tiempo, en una prostitución del debutante instrumento de participación ciudadana…

Sabia virtud de conocer el tiempo.

César Antonio Aguirre Noyola

Investigador en materias política y electoral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.