fbpx

Palabra de Mujer

Ruth Tamayo Hernández

Mal presagio, la división entre mexicanos

“Todas las cosas que salen de ti regresan a ti, así que no es necesario preocuparse por lo que vas a recibir; mejor preocúpate por lo que vas a dar”: Pedro Amador

Mis estimados, si nos hubieran augurado que en un año de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, habría tanta discordia y pleitos entre mexicanos como los tenemos hoy, de plano nadie hubiera creído que se demolería la fraternidad que caracteriza a los mexicanos.

Pero se rompió y lo peor es que sigue la división, pues nos confrontamos o nos confrontaron por cosas de politiquerías que nunca debieron dividir a los mexicanos, pero nos partieron en grupos que se toman en serio su papel de adeptos a Morena, capaces de amenazarte y hacer verídica la amenaza si te atreves a contradecir al presidente AMLO.

Las benditas redes sociales son excelentes para informar; sin embargo, también para denostar, difamar y hasta amenazar de muerte a las personas. Tristemente ese fenómeno es recurrente en las redes sociales, y ya no sólo lo usan los grupos criminales, sino que ahora también los grupos del poder político usan ese medio para intimidar y enseñar las uñas a quienes le levantan la voz al presidente AMLO.

Esas personas provocan pánico y terror con sus palabras, dicen horrores que con sólo leerlos te atemorizas, y como están las cosas en nuestro país, cualquiera se derrumba y huye.

Millones de mexicanos, hartos de tanta injusticia y corrupción del sistema PRIAN, añoraban que el ahora mandatario federal ganará la Presidencia de México. Millones soñaron con una trasformación del país, que en cierta forma, no nacerá de la noche a la mañana, los cambios tardan y también duelen, pues muchos ciudadanos nos resistimos a cambiar.

Sin embargo, llegó la desilusión de muchos mexicanos, pero no por la trasformación del país, esa no será pronto; la decepción fue por el crecimiento infernal de la inseguridad y violencia en México, pues los mexicanos, cansados del dolor y llanto, vieron en López Obrador un hombre de carácter firme que había recorrido todo el país, municipio por municipio, pueblo por pueblo, durante casi 18 años, y conocía bien el dolor de millones de mexicanos. Pero bien pronto se desanimaron muchas personas, pues no vieron resultados en materia de seguridad.

Y mientras trascurría el tiempo del gobierno del presidente AMLO, la situación económica, política y de seguridad en México, se agravó a una dimensión exagerada, empeoró horrible, pues los matados ya no eran entre criminales nada más, sino que comenzaron a caer los hijos de maestros, doctores, empresarios, ecologistas, guardabosques y un largo etcétera, a tal grado que los números de homicidios son altísimos y desgarradores.

Algunas veces en este espacio comenté, mis estimados, acerca de esta situación. Lo recuerdo porque han pasado muchas cosas feas en el puerto, ya que les han arrebatado la vida a jóvenes con mucho futuro en su vida profesional y dejaron a sus padres con un dolor inmenso en su corazón.

También esos sucesos han marcado al destino de playa; sin embargo, lo que pretendo decir, mis estimados, es que aunque seamos pobres, que estemos en extrema pobreza, que seamos miserables, pero que estemos todos juntos en casa, en familia, que no nos falte el hijo, o papá, mamá, tío o hermano, porque los mataron, o los secuestraron, o lo desaparecieron.

Eso lo que pretendo decir. Muchos preferimos pobreza, pero estar juntos en casa y no violentados, huyendo como animales salvajes.

Y tristemente este tema ha divorciado a muchos ciudadanos del actual gobierno, porque tuvieron que dejar sus pueblos para salvar su pellejo por la violencia que azota las comunidades serranas. Esa gente y muchos más depositaron las esperanzas de un país sin violencia en el presidente AMLO; había una efervescencia grande por un cambio en México, que tarda en llegar.

Sin embargo, aclaro, antes que se pongan creativos conmigo, falta mucho para vaticinar que falló el gobierno de AMLO. Hablamos de la seguridad: En este sector el mandatario federal quedó a deber mucho este año, tema por cierto que nos tiene muy divididos a los mexicanos, pues un gran sector no acepta críticas contra el presidente, olvidando que es una figura pública, sujeta al escrutinio público, como él mismo lo acepta. Al grado de que promovió el derecho a la consulta y la revocación de mandato.

Pese a ello, quien se atreve hacer un señalamiento contra el presidente AMLO, es hombre difamando y hasta violentado en las redes sociales. Hemos llegado a tal grado de difamarnos groseramente, entre buenos y malos.

Hoy ya no nos divide la situación religiosa o económica. Ahora es la política lo que nos tiene divididos a los mexicanos y confrontados, situación que se torna oscura conforme pasa el tiempo. Gris es poco, más bien comienza a cubrir al país una nube negra que no permitirá que nos veamos a la cara.

Entonces no sigan rivalizando al pueblo con el pueblo. Antes que prosperen con mayor fuerza las desgracias, sería bueno unirnos para afrontarlas, al igual la crisis económica que se avecina al México lindo y querido.

Sólo unidos podremos prevalecer, y no crean que esas desgracias y crisis económica solo va arrastrar a los ricos también se van los pobres y además los más pobres.

Por eso, mis estimados políticos y funcionarios en turno, dejen de dividir a los mexicanos con cuentos guajiros, mejor busquen cómo unirlos para cuando se necesite la fuerza, porque finalmente son ustedes los políticos los que dividen; entonces encárguense de pegar lo que rompieron.

Recuerden la ley de causa y efecto, todas las cosas que salen de ti, regresan para ti.

Y ya encarrerados con esto de la causa y efecto, les cuento que me sorprendió en lo particular la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, por su postura ante el fallo que dio el juez Federico Mosco, en el caso de Abril Pérez, mujer asesinada a balazos en la cabeza en pleno 25 de noviembre, fecha en que se festeja el Dia Internacional de la no Violencia

Expuso Sánchez Cordero que había sido fatal la decisión del juez, para cambiar el delito de intento de feminicidio por el de violencia intrafamiliar. Señalando que el sujeto no quiso matar a Abril con un bat, porque un bat no es un arma, sino un juguete.

“En su argumento toral para reclasificar el delito, el juez de procesos, para decir que no era tentativa de feminicidio (estaba privado de la libertad con tentativa de feminicidio, obviamente por ser grave su conducta), pues resultó que la clasifica y dice ‘no tentativa de feminicidio, sino violencia intrafamiliar’, y entonces con eso sale el imputado para enfrentar el proceso en libertad; y ahí el argumento toral del juez fue primeramente insostenible”.

Agregó la Sánchez Cordero: “No sé si recibió dinero el juez por emitir el fallo que dejó en libertad a Juan Carlos N”; lo que sí sé, es que estamos revisando los expedientes y el argumento no tiene sustento, tú inmediatamente vez la solidez de los argumentos de los juzgadores para tomar la decisión, y si los argumentos no son sólidos, como en este caso no fueron sólidos, simplemente reclasificó para que saliera

¿Y qué espera secretaria de Gobernación, Sánchez Cordero, para actuar contra el maniático presunto asesino Juan Carlos García? Porque es señalado por su propia hija de ser el asesino intelectual de su mamá, Abril Pérez. ¿O qué esperan que el malnacido vaya y mate a la jovencita, o a la familia de Abril que exige justicia?

No esperen que haya más muertos, busquen al asesino y refúndanlo en la cárcel.

Además, también al juez que lo liberó, quítenlo del cargo y mándenlo a la cárcel por corrupto. Pero háganle un favor, resguárdenlo, no sea que el asesino vaya y lo mate para que borre las evidencias.

Ustedes bien que saben dónde está ese malnacido, pues ya mandó una carta diciendo que es inocente, pero su propia hija dice que es buen actor. Además, tiene dinero para comprar conciencias.

Están advertidos, señores funcionarios federales. Un asesino peligrosísimo anda suelto, atrápenlo de inmediato, o les va a crear graves consecuencias.

Esos tipos psicópatas, maniáticos, no deben andar en las calles. Les recuerdo, mataron de manera cobarde frente a sus hijos a una mujer que pidió ayuda y no se la dieron. Asesinaron a Abril Pérez y eso duele, no se vale, todas somos Abril, exigimos justicia. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *