fbpx

Palabra de Mujer

Ruth Tamayo Hernández

De 5 a ocho 8 de cárcel por evasión fiscal

“El gobierno que con una mano exige aumento de impuesto, debe con la otra procurar el aumento de la riqueza.” José Cecilio del Valle.

Me veo en la necesidad, mis estimados, de exponer el tema del combate a la evasión fiscal, ya que algunas personas se molestaron con su servidora y me dijeron que no es verdad que vayan a cobrar impuestos a todos, y menos a las personas que rentan cuartos que son de vecindad, que eso no es cierto, que yo difamo al presidente Andrés Manuel López Obrador porque soy priísta, y que digo esas cosas para que los comerciantes y pequeños empresarios que votaron por Morena se enojen y ya no sigan al presidente AMLO.

Me pidieron que mejor le tire a los priistas, esos que se robaron todo el dinero del país. Y que saque los muertos que hay en Zihuatanejo diariamente, “esa si es noticia, pero eso no lo sacas, prefieres difamar a mi cabecita de cotonete, pero lo que digan de nuestro presidente Obrador nadie les cree”.

Mis estimadas, mis respetos para ustedes, pero defenderé mi posición: No soy priista ni de ningún otro partido, voto como ciudadana, nada más; no tengo compromisos con ningún funcionario. Soy en Zihuatanejo, una ciudadana más, y dirijo una empresa familiar de la que también pago impuestos a Hacienda.

En relación a las notas rojas ya lo expliqué.

Y acerca del combate a la evasión fiscal es un hecho y no es invento de esta escribidora. La iniciativa de Ley fue aprobada por el Senado, este miércoles y dice textual: “Avala el Pleno incrementar penas de cinco a ocho años de prisión al que por si o por interpósita persona, expida, enajene, compre o adquiera comprobantes fiscales que amparen operaciones inexistentes, falsas o actos jurídicos simulados”.

Esta ley de inmediato fue catalogada como una represalia al contribuyente; sin embargo, funcionarios del SAT defendieron la ley explicando que no era terrorismo fiscal, que no hay nada de eso, que quieren corregir las acciones de gobiernos anteriores en las que se evadió el fisco con empresas fantasmas y facturas apócrifas, y esto lo declaró la jefa Margarita Ríos Farjat.

Explicó que al llegar al Servicio de Administración Tributaria (SAT), detectó infinidad de irregularidades por empresas fantasmas.

Por eso también la senadora de la Comisión de Hacienda y Crédito Público, Marybel Villegas Canché, defiende la nueva ley y expone que la idea de la iniciativa es para evitar la evasión fiscal, pues según ella, de 2014 a junio de 2019 se identificaron cerca de 9 mil empresas que facturaron operaciones simuladas; estas empresas emitieron 8 millones de facturas que amparan 1.6 billones de pesos, lo que implica una evasión de 354 mil millones de pesos.

Esta millonada equivale al 1.4 por ciento del Producto Interno Bruto nacional.

Y esto quiero que lo lean bien mis estimados, porque no es broma lo que les digo: pónganse truchas y pague impuestos, no se haga el que no se enteró, porque van a sufrir, lean bien.

La presidenta de la Comisión de Estudios Legislativos, Mayuli Latifa Martínez Simón, precisó que las modificaciones a la Ley Federal de Delincuencia Organizada tipifican y equiparan la defraudación fiscal y defraudación fiscal equiparada, con la delincuencia organizada cuando el monto de lo defraudado supere los 7 millones 804 mil 230 pesos.

En la Ley General de Seguridad federal, la defraudación fiscal se considera como amenaza a la seguridad nacional, señaló Martínez Simón.

Y los hijos de la guayaba niegan que eso sea terrorismo fiscal. Jojojo. Abran bien sus ojos, mis estimados, y no echen a un costal de la troja estas recomendaciones. Si evade el fisco, se va a la cárcel acusado de delincuencia organizada. Tal vez por estos datos, el presidente Andrés Manuel López Obrador, siempre habló de un pozo enorme de corrupción en la Federación, pensaron que ese dinero entraba a las arcas del SAT, pero nunca llegaron a la caja, se quedaron en otras manos peludas; y ahora el mandatario tiene que hacer lo imposible para que todos los mexicanos paguemos impuestos.

Y cuando digo todos, somos todos. No se pierdan, porque les daré santo y seña, para que no me digan las señoras que levanto falsos al mandatario.

¿Recuerdan cuando el presidente AMLO se reunió con los empresarios y que pactaron trabajar unidos, generar empleos, inversión, entre otros temas? En efecto, fue una reunión primorosa, hubo un gran pacto con los empresarios, pero para que todos paguemos impuestos.

La jefa del SAT, Ríos Farjat, lo dejó ver de esa manera, pues explicó que habían hecho una alianza con las cúpulas empresariales para orientar a los contribuyentes afiliados sobre el pago de impuestos, y hasta ayudarlos a denunciar actos que afecten al fisco; es decir, que si ven un negocio que no paga impuestos, que lo denuncien.

Síganme por favor. Firmaron convenio, la funcionaria del SAT, con el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelí; con el presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales y Comercio, Servicios y Turismo, José Manuel López Campos, y también el presidente de la Concamin, Francisco Cervantes.

Expusieron la funcionaria del SAT y los empresarios que el convenio era para combatir la economía informal y coordinarse para facilitar el cumplimiento de las contribuciones.

¿Me van entendiendo la misiva? Sigo. Según el presidente CCE, Carlos Salazar, la nueva ley es un freno a la inversión productiva que afecta a las empresas establecidas y propicia una importante evasión de impuestos. Hizo también mención el empresario, que seis de cada 10 mexicanos se ubican en la informalidad y sus actividades representan el 23 por ciento del Producto Interno Bruto. Por otro lado, el presidente de la Confederación de Cámaras, López Campos, fue más claro y detalló que de cada 100 pesos que se generan en el país, 77 lo aporta el 43 por ciento de las personas ocupadas formalmente, mientras que 23 pesos provienen del 60 por ciento de los empleados informales.

Además, 38 por ciento de la economía informal se ubica en el comercio al menudeo, 27 por ciento en la industria manufacturera, 13 por ciento en servicios de transporte, correo y almacenamiento, y 22 por ciento en diversos rubros.

Siguió contando el empresario que el comercio ambulante es sólo la cara más visible de la economía informal, pero en realidad es la punta del iceberg de un problema muy complejo que debe ser atendido con estrategias eficaces. Remató López Campos.

La nueva ley contra la evasión fiscal creó fuertes discusiones entre los senadores de oposición, que ustedes saben son minoría; sin embargo, la opinión del senador de Morena, Alejandro Armenta Mier, es en el mismo sentido que las otras y hasta que la de los empresarios, pues dijo que la reforma está en favor de los empresarios que generan empleos y se la juegan por México.

“La respuesta es del pueblo de México que está harto de los políticos delincuentes, disfrazados de empresarios. Es hora de cerrarle el paso al influyentísimo, a la corrupción y a la impunidad”, señaló.

La senadora Sasil de León Villard se fue más lejos y estimó que 8 millones de facturas falsas representan al año 2 billones de pesos. Un monto equivalente a 70 por ciento de la recaudación prevista para 2019.

Ante estos hechos, el Grupo Parlamentario del PES, dijo que votará en favor de este dictamen que constituye un esfuerzo para combatir las malas prácticas fiscales.

 PRD y PRI se opusieron, pues dijeron que esa nueva ley criminaliza a los contribuyentes, personas físicas y morales, sin distingo alguno.

Nuvia Mayorga Delgado, del Grupo Parlamentario del PRI, expuso: “Uno de los absurdos de esta ley es que hace que la delincuencia organizada sea un sujeto de derecho que debe pagar impuestos”, expresó.

Pues que paguen, ¿qué no? Jojojo.

A todo esto, el presidente AMLO en la mañanera del jueves arremetió contra los senadores del PAN y PRI, que están en contra de la iniciativa propuesta por senadores de Morena. Dijo que es una vergüenza que los legisladores estén en desacuerdo con la ley, y que respaldaban la corrupción de facturas para evadir impuestos. Que ellos van a defender la iniciativa de Morena, para que no haya defraudación fiscal.

Y todo el embrollo es para que paguemos impuestos los mexicanos y la Federación tenga recaudación suficiente de impuestos, pues hace falta mucho dinero para los programas sociales.

La ley entra en vigor el próximo enero 2020. Así que si no están dados de alta en el SAT, vayan a darse de alta. Por ejemplo, los comerciantes de los mercados de artesanías, misceláneas, gimnasios, escuelas de baile y un largo etcétera. Si no saben cómo, busquen asesoría contable. ¡Feliz fin de semana!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *