fbpx

SOS COSTA GRANDE

 (Misael Tamayo Hernández, in memóriam)

Ahora que el PRD quedó dividido en 3 bloques, unos más fuertes que otros, hay uno que es el tercero en discordia, y ese es precisamente el grupo del ex gobernador Ángel Heladio Aguirre Rivero, que con su corriente política, la Izquierda Progresista Guerrerense, inclinará la balanza para uno u otro lado.

¿A qué nos referimos? Que adelantándose a los tiempos electorales, tanto el unionense Carlos Reyes Torres, como el acapulqueño Evodio Velázquez Aguirre, están lanzando ya sus proyectos políticos rumbo al 2021. El primero, de ADG, aliado solamente con el grupo Democracia Social, del diputado Raymundo García. El segundo, presume un gran frente democrático constituido por 7 de las 10 tribus que coexisten en el partido, y que aglutina a alcaldes, ex alcaldes, regidores, síndicos y ex dirigentes del partido.

Por fortuna, el consejero presidente del IEPC, Nazarín Vargas, ya dijo que todo este ajetreo político no se puede considerar como campaña anticipada, porque los tiempos del proceso electoral aún no comienzan. Debiera ser precisamente por ello, porque aún los tiempos electorales no inician, que todo lo que quede fuera se considere campaña anticipada. Pero ya sabemos, pues, que para todo hay mañas, y una de ellas es leer la ley a conveniencia.

Continuamos.

Por donde se le vea, por ahora, el grupo de Evodio parece más consolidado hacia dentro del PRD, aunque hacia afuera el que parece más avanzado es el de Carlos Reyes Torres, quien descuidó la base partidista, para tratar de meterse en la base social en general, que es de donde saldrán los votos, pero olvidando que la primera batalla que tendría que lidiar sería la interna.

Y aquí es donde entra el fiel de la balanza, la IPG de Ángel Aguirre Rivero, quien tarde o temprano tendrá que decidir qué proyecto apoyar: si el de Evodio, o el de Carlos Reyes.

Y como dicen en mi tierra: Hasta la pregunta es necia.

La relación entre Evodio y Ángel Aguirre parece irreconciliable. Desde el momento en que Evodio se metió a chaleco a la candidatura por Acapulco en 2015, y luego cuando se trató de nominar candidato para 2018. Finalmente, en la derrota, no hubo más a quien acusar que a Evodio y claramente lo dijo Aguirre, que fue por su gobierno caótico y lleno de acusaciones de corrupción, que la elección se perdió.

La verdad es que el PRD no tenía nada que hacer en esa elección, pues el tsunami llamado AMLO no sólo arrasó en el puerto, sino que incluso se elevó la votación a tal grado, que aunque el priísta Ricardo Taja es el candidato que más votos ha sacado de entre los tricolores, le fueron insuficientes para contener la avalancha de sufragios que se alzaron a favor de López Obrador, y que de refilón le alcanzaron a la alcaldesa Adela Román Ocampo.

Cuando una vez se me explicó esto, no lo podía creer. De modo que si no hubiese existido el efecto AMLO, Ricardo Taja sería el presidente municipal de Acapulco, y no Adela Román.

Volviendo al tema que nos ocupa, el PRD se fragmenta peligrosamente, pero hay uno que ya puso un cuerpo adelante a los demás. Sin embargo, como estamos en tiempos de vacas flacas, todas las fichas son importantes. Ni Evodio con sus 7 escuderos, ni Carlos Reyes con sus tres gatos, ni mucho menos Aguirre y sus muchachos, podrá competir por sí solo, ni ganar nada, más que lástima, si no se ponen de acuerdo.

Y aquí viene el pero…Aguirre es el que no tiene nada que perder y sí mucho que ganar. Es un sobreviviente de la política, y eso es lo que está haciendo ahora, respirando para sobrevivir más tiempo. Los conflictos políticos le dan vida, lo nutren, porque al fin y al cabo, la decisión la tomará él y de manera salomónica. Sabe, como siempre lo ha dicho, que hay tiempo para todo: tiempo de tirar cuetes y tiempo de recoger las varas. Y parece que éste es un tiempo precisamente de tirar cuetes y de hacer mucho ruido. Él sabe, como dicen en su tierra, que santo que no es visto, no es venerado.

Veremos cómo se desenreda este novelón, y de qué cuero sale más correa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *