fbpx

Palabra de Mujer

Ruth Tamayo Hernández

Guerrero y sus necesidades prioritarias

“Recordar es fácil para el que tiene memoria; olvidar es difícil para quien tiene corazón”: Gabriel García Márquez.

Mis estimados, en serio que fue motivo de discusión el primer informe del presidente Andrés Manuel López Obrador. El tema de todos es el informe del mandatario federal. Hasta los medios le entraron al tema. Algunos de plano dejaron ver su enojo; otros, más mesurados, señala ron que el mandatario no ha cumplido en todo lo que dijo.

Pero todas las críticas contra el presidente AMLO se las llevó el viento, nada lo perturba al presidente.

En cafeterías y restaurantes, así como en los mercados, la conversación de las personas era el informe del mandatario. La gente lanza flores y más flores para el presidente AMLO, y eso no les gusta a los enemigos políticos del mandatario federal. Pero bien poco le importa a la gente que se enojen los contrarios del presidente; la gente dice y lo hace adrede para hacerlos enojar.

Los temas a discutir son buenos y no debiera confrontarnos porque somos todos guerrerenses. Es cierto que últimamente los partidos políticos han dividido a las familias mexicanas y no debiera ser así. Las propuestas nutren, las disputas dividen; esa lección debemos aprenderla.

En este informe no hay ganadores ni perdedores, no son urnas, faltan mucho para el 2021. Morena no tiene por qué adjudicarse un triunfo rotundo en las próximas elecciones, partiendo del informe del mandatario federal. No pueden los morenos tomar como bandera política el primer informe y decir que AMLO es el mejor presidente de toda la historia de México; que en tan sólo nueve meses, de 100 promesas que hizo, ya cumplió con más de 60 de ellas.

Esto es sólo un ejemplo. Se alegran los morenos de lo que es capaz de hacer el presidente AMLO y dicen que todo esto confirma en el poder al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), y que no les quita ningún partido la Presidencia ni la mayoría en el Congreso de la Unión.

Así de alzados están los morenos. ¡Caray!, no sean fachosos, pues falta mucho para el 2021 y no se puede predecir eso. Por favor, sean serios.

Lo bueno es que el presidente AMLO ya les envió una carta muy directa: Si veo que no se alinean y comienzan hacer cosas indebidas en Morena, renunció, les dejó el partido; es más, que le cambien de nombre, dijo el mandatario.

Les decía, mis estimados, que el presidente AMLO aceptó que su principal desafío es la inseguridad en el país y mantuvo su promesa de bajar los índices delictivos y serenar México. Su principal estrategia es el combate a la corrupción: “No permitiré el contubernio de la delincuencia con la autoridad. El que se meta a proteger delincuentes, va ir a la cárcel sin derecho a fianza. Ya no hay influyentísimo”, dijo. ¡Uuuuuffff! en pleno mes patrio la amonestación, ¡Sobre aviso no hay engaño, señores!

Pero se cimbró el Palacio Nacional, cuando el presidente AMLO volvió al tema de los 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa desaparecidos; dijo que investigará el paradero de los muchachos y eso indica que se regresa a remover el cuadro de dolor y lágrimas que aquel suceso provocó en Guerrero.

Y a como pinta el panorama, también se torna caliente el caso Ayotzinapa, pues además el delegado federal en Guerrero, Pablo Amílcar Sandoval, agarró valor después del informe y dijo que encontró “grandes irregularidades” en los programas de comedores comunitarios y guarderías infantiles de la Sedesol durante la administración pasada, y que buscan proceder penalmente contra estos ex funcionarios. ¡Caracoles bien refritos! ¡Sálvese quien pueda!

Oigan, está bien cañón el ambiente político, y el que se ríe se aguanta, y el que se lleva también, así reza el refrán.

En relación al estado de Guerrero, entidad que nos importa a los guerrerenses, no son tan animadores los datos que dio el presidente AMLO, viéndolo desde el panorama que vive la entidad suriana, porque todos saben las carencias y problemas que vive Guerrero de hace décadas. Tenemos pobreza extrema en grandes proporciones, pues en el estado no hay manera de que la gente viva de otras actividades, sino que la principal fuente de ocupación son el campo y el turismo.

La entidad no está recibiendo el respaldo por parte de la Federación para estos rubros que son tan necesarios para los guerrerenses, pues según en el informe del presidente AMLO, en ningún inciso se lee algún plan para impulsar estas actividades en el estado. El mandatario mencionó sus programas sociales y dijo que la Federación había dado al campo en los últimos meses 147 mil toneladas de fertilizante de manera gratuita, a 270 mil productores del estado de Guerrero; sin embargo, no cuadran las cifras, ya que según el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), al menos 70 mil campesinos del estado de Guerrero se quedaron sin el insumo. Alguien miente en este tema o le falsean la información al mandatario federal.

Bien pronto conoceremos quien miente en este tema del fertilizante, pues el número de campesinos que se quedó sin abono es grande, y no se podrá ocultar el daño al final de las cosechas.

El mandatario federal también expuso en el informe que en los primeros seis meses de este año los migrantes mexicanos enviaron remesas a sus familiares por 16 mil 845 millones de dólares, siendo éste el monto más alto que se ha registrado en toda la historia del país. Y agregó que las remesas son la principal fuente de ingreso de México, por encima de las exportaciones petroleras.

¡Bárbaro! Pensar que ahora dependemos de los braceros para sobrevivir como nación, siendo un país productor de petróleo.

Asimismo, dejó ver el mandatario federal que el Banco de México (Banxico), expuso que a Guerrero llegaron por esta vía 841.86 millones de dólares en el primer semestre de 2019, y también expresó que era una cifra histórica.

Pero tampoco perdamos de vista que las remesas enviadas por los guerrerenses radicados en los Estados Unidos a sus familiares en Guerrero, hace años que pasaron a ser la principal fuente de ingreso para miles de familias guerrerenses, pues entre más crisis hay en Guerrero, más dinero envían migrantes radicados en Estados Unidos a su gente.

Según datos oficiales, más de 1 millón 500 mil guerrerenses radican en el país del Norte; es decir, que cuándo arrecia la crisis en el país, crece el envío de dólares de los migrantes mexicanos a sus familias en México, y también estas cifras favorecen al país financieramente hablando.

Con este dato no pretendo contradecir al mandatario federal, pues no mastico temas de finanzas y de dólares menos. Lo que sí quiero compartir es que el gobierno tiene que poner más interés en los rubros que están al alcance de la gente local. Incluso el gobernador Héctor Astudillo Flores -quien asistió al informe del presidente AMLO-, reiteró que en el presupuesto de Egresos de la Federación, el cual entregan a la Cámara de Diputados el próximo 8 de octubre, el estado de Guerrero debe ser considerado aparte, por las condiciones de atraso y violencia que se viven aquí.

Astudillo espera que 2020 no sea tan difícil como lo fue 2019.

Incluso el gobernador, al reunirse con gobernadores priistas, exige que Guerrero sea incluido por su potencial turístico en el Presupuesto de Egresos para el 2020.

“Debe volver la inversión al turismo, pues me preocupa -dijo el mandatario estatal- que en el informe no hubo palabra sobre el turismo y Guerrero es un estado con vocación turística, sus puntos centrales Taxco, Acapulco y Zihuatanejo, sin duda no interesa mucho el turismo”, recalcó.

Por esto el gobierno debe activar la economía local con el turismo y el campo. Si no hay inversión en estos rubros, el estado no caminará hacia delante, seguirá en retroceso.

El presidente AMLO señaló con bombo y platillo el programa de Jóvenes Construyendo el Futuro. Él dice que cuenta con un padrón de 930 mil jóvenes aprendices, ¿pero de qué oficio? Pienso que los organizadores debieron dar estadísticas al presidente de cuántos muchachos hay aprendiendo algún oficio.

De ese número de chicos, ni la mitad está aprendiendo algún trabajo. Me temo que el programa de Jóvenes Construyendo el Futuro va a ser un rotundo fracaso, pues varios de estos muchachos, con el fin de entrar al programa y recibir los chelines, pactaron con los organizadores del programa y también con dueños de negocios para que les den la firma, y ellos trabajen de empleados medio tiempo o turno completo, al fin que paga el gobierno federal.

 ¡Qué linduras! Hasta cinco muchachos llegaron a un solo negocio, y no es cuento lo que le digo. Si le mandan muchachos, primero preguntan qué van hacer; si no les gusta, se van y buscan otros negocio. Obvio, donde no hacen nada. Están cuatro horas sentados en el mostrador de un negocio esperando cumplir su horario. Si no me creen, verifiquen por ustedes mismos en la comunidad donde vive. Vea a los muchachos que están de cajeros en algún negocio, de meseros, de choferes, de guardias en un hospital particular, cuidando niños o vendiendo tortillas en una tortillería.

La verdad es que muy pero muy pocos están aprendiendo oficios, cuando la intención del programa fue eso, que los llamados ninis aprendieran a trabajar en algún oficio que les guste; por ejemplo, carpinterías, tapicerías, electricidad, y un largo etcétera, para que después de finalizado el programa estos chavos trabajen y se mantengan y dejen de andar de flojos en las calles.

Pero no lo están haciendo de esta manera. Por eso me atrevo decirles que el programa, si no lo corrigen ahora mismo, será un rotundo fracaso.

Les contaré una vivencia que sucedió a una sobrina que aún no termina su carrera, pero quiere aprender un oficio para ayudarse. Ella quiere aprender repostería y se inscribió al programa. La enviaron a una juguería. Les dijo que ella quería aprender un oficio, pero le dijeron que ya no hay espacio, “entras ahí o te quedas fuera”. Bueno, se quedó en la juguería. Al otro día la mandaron a vender manzanas con chile y tenía que vender cincuenta o ya no la aceptaban. Y aparte tenía que pagar la fruta y de lo vendido todo era para la señora de la juguería, buen negocio ¿qué no?

Éste es un ejemplo, ya no sigo porque me van a linchar, pero tengo varios. Incluso sé hasta de esos organizadores que les quitan mil pesos a los muchachos que ingresan al programa. Obvio, tampoco asisten a los negocios los chavos, ese es el plan.

Por eso les digo que la intención del presidente AMLO fue buena. Lástima que en México somos muy tramposos. Ya ven que dice el dicho popular que el que no transa, no avanza. Somos bien canijos, pues, bien flojos; y nos gusta el dinero fácil, nos gusta ganar billete sin hacer nada.       

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *