fbpx

Reprocha Fiscalía actitud de Robles

Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO. “Efectivamente, qué bueno que dijo que vino a dar la cara, sin embargo, lo hizo mucho tiempo después de que nos vieran la cara a todos los mexicanos”, le reprochó a Rosario Robles el Fiscal federal Manuel Granados Quirós.

Si hay algún funcionario responsable de que ahora la ex Jefa de Gobierno capitalino duerma tras las rejas, ése es precisamente Granados, quien en forma provocadora fue el responsable de pedir y argumentar la prisión preventiva justificada que le fue impuesta.

El Fiscal fue más allá de las tradicionales disertaciones legales. Habló de la supuesta protección política que Enrique Peña Nieto le procuró a Robles y de los salarios que usufructuó en el sexenio pasado, antes de la actual política de austeridad.

“Quizá puede argumentar (Robles) que vino a dar la cara, como cuando creía tener el manto protector, del ‘no te preocupes Rosario’ (que le dijo el Presidente Peña Nieto), cuando finalmente fue tocada con el pétalo de una denuncia penal”.

La referencia a aquella frase de Peña provocó una interrupción de José Saucedo, defensor de la ex funcionaria, para pedirle al juez que no permitiera la impertinencia del Fiscal y le obligara a conducirse con formalidad.

Pero el lance salió mal, pues el juez Felipe de Jesús Delgadillo reprendió al abogado y amagó en forma más enérgica de lo común con echarlo de la sala de la audiencia si volvía a interrumpir al Fiscal.

El Fiscal ya había argumentado que el riesgo de fuga de Rosario se daba por los ingresos que tuvo como secretaria de estado de más de 200 mil pesos –“anteriores a la austeridad”– y sus antecedentes de viajes al extranjero, recordando un pase de abordar de Costa Rica del 4 de agosto y que tramitó una licencia de conducir con un domicilio distinto al suyo tres días después.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *