fbpx

Palabra de Mujer

Ruth Tamayo Hernández

Alianza PRI-PRD rumbo a 2021, muerte anunciada para ambos partidos

“No nos olvidemos de que las causas de las acciones humanas suelen ser inconmensurablemente más complejas y variadas que nuestras explicaciones posteriores sobre ellas”: Fyodor Dostoyevsky

Aunque falta mucho para el proceso electoral del 2021, mis estimados, se escucha mucho ruido en los corrillos del estado de Guerrero, por parte de dirigentes partidistas de diferentes institutos políticos, los cuales auguran que se perfila una alianza entre PRD-PRI-MC y PAN, para la contienda a gobernador, alcaldías, Congreso local y federal.

La intención de los dirigentes partidistas es cerrar el paso a Morena, como sucedió en la elección presidencial de 2018, cuando se aliaron el PRD, PAN y MC, en torno a la candidatura del panista Ricardo Anaya.

Parece pronto el aviso, ya que falta mucho para la elección; pero el rumor que más incomoda a la militancia, es que quienes encabezan esa alianza será la dupla PRI-PRD, dos institutos políticos muy diferentes en ideologías partidistas, y que históricamente han sido competencia en Guerrero y en el país.

Pero eso no parece ser impedimento para los dirigentes; ellos quieren seguir en el poder al costo que sea, y si es aliándose entre el agua y el aceite lo van hacer, van a pactar, pues ven una posibilidad para mantener el poder en sus manos.

Pero no todo parece color rojo y amarillo. El pasado 6 de agosto, el primero que pintó su raya a medio cuadro, fue Celestino Cesario Guzmán, quien dijo que no existe ninguna posibilidad de que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) haga una alianza electoral con el Partido Revolucionario Institucional (PRI), ni nacional, estatal, ni municipal.

“Con el PRI no hay ninguna posibilidad de ninguna índole”, dijo. ¿Qué tal?

Y los dirigentes tricolores no dicen ni pío. Hasta el ex gobernador Ángel Aguirre Rivero, plantea la alianza PRI-PRD con argumentos poco creíbles, porque falta mucho para el proceso electoral y en ese tiempo pueden pasar muchas cosas.

Pero los desesperados políticos hacen ruido para que los tomen en cuenta en cualquier cuadro, el chiste es mantenerse en el poder y seguir disfrutando las mieles que oferta el poderío.

Lo raro de todo esto es que en el PRD aun ni siquiera definen a su dirigente nacional; por eso está fuera de contexto la propuesta de alianza entre PRD-PRI impulsada por el ex gobernador Aguirre Rivero, es algo que de ser cierto se ve lejano.

Sobre todo, hay que tomar en cuenta que Morena no es un partido fuerte en Guerrero, aunque lo parezca. El partido lópezobradorista no tiene a un aspirante con piernas de jinete, ni mucho menos, y salvo que de último minuto surgiera alguno, no vemos motivos para una alianza contra natura entre PRI y PRD, cuando pueden competir por separado.

Aunque hay que decir que así como sucede en Morena, en ninguno de los tres partidos fuertes de la entidad suriana se tienen cuadros sólidos que garanticen el triunfo en la elección para gobernador. Una cosa es que tengan estructura y otra que tengan un cuadro competitivo. Hay puro cartucho quemado, personas mal vistas, muy desgastadas.

Tal vez por eso el ex gobernador Aguirre propone una alianza, para juntar votos y tener un triunfo más holgado. Así sí suena lógico lo que expone el ex gobernador para el próximo proceso electoral de 2021.

No obstante, la propuesta de alianza por el ex gobernador Ángel Aguirre, irritó a la militancia tricolor, máxime ahora que les dio vida la elección interna del PRI para elegir al Presidente Nacional de su partido. Los priistas sienten que tienen parque para dar pelea y con poca suerte hasta ganan la batalla.

Y el PRD, siendo sinceros, no tiene el alma completa, ni los dirigentes ni sus militantes. Además, sigue la desbandada de perredistas. Ayer se anunció la renuncia al Sol Azteca de Beatriz Mojica Morga, la ex secretaria de Desarrollo Social en el estado, ex diputada federal y ex candidata a gobernadora en 2015, quien militó durante más de 20 años en el PRD. Pero ahora se va triste y derrotada porque nada le salió bien en las últimas elecciones.

Aseguró la perredista que no irá a ningún otro partido, sino que se mantendrá como activista social. Dudo, sin embargo, que lo haga y se mantenga quieta, pues todo político que prueba los centavos que da el poder, difícilmente se quieres soltar de ellos; por eso hasta se matan entre ellos por ese poderío.

Y tristemente el PRD quedó resquebrajado, pues también a nivel municipal, tanto dirigentes de corrientes como militancia, emigraron a Morena y casi todos se llevaron su gente al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), porque pretenden un cargo en ese partido, pues sienten que el poder pertenece a los morenos

Para colmo, los morenos les hacen el fuchi, no los quieren en su cuadros, los ven como una amenaza a su propia chuleta, y este deslace bien pronto lo vamos a ver en varios municipios, porque la entidad es gobernada por varios alcaldes de extracción perredista y priista, y pocos municipios tiene Morena, aunque en el Congreso local hay mayoría de diputados de Morena; y según los priistas por eso el PRD PAN y MC pretenden aliarse al PRI para lograr juntos no sólo la gubernatura, sino también el mayor número de alcaldías y sobre todo recuperar el Congreso local y federal.

Con esa intención buscan aliarse. Pero donde no habrá acuerdos es en la candidatura para gobernador. El PRI no va aceptar el candidato del PRD y el PRD tampoco al del PRI. Se rumora que Luis Walton podría encabezar esa alianza, como tercero en discordia, pues ha sido un instrumento útil para ambos partidos. Pero es tan envidiable el poder, que no será fácil para el priismo soltar la chuleta. Y mucho menos el gobernador Héctor Astudillo aceptaría darle la estafeta a un partido que no sea el tricolor. Entonces, por donde le vean, no se divisa que pueda haber una alianza entre PRI y PRD, al menos que los dueños de los partidos así lo ordenen, porque ya ven lo que dice el dicho, que donde manda capitán, no gobierna marinero.

Pero los Morenos tampoco logran acuerdos. Muchos dirigentes del PRD se fueron a Morena con la intención de ser candidatos a la gobernatura en el próximo proceso electoral; por ejemplo, Alberto López Rosas. El alcalde porteño no es bien visto en esa grey, pero asegura que tiene la aprobación del presidente AMLO para hacer su lucha y buscar la candidatura. Otros aseguran que la candidata sería la alcaldesa de Acapulco, Adela Román, pero tampoco la quieren, y le dicen que primero cumpla con sus gobernados; que no puede con Acapulco cuanto menos con el estado.

También argumentan que la entidad no está preparada para que una mujer gobierne. Son muchos los problemas que arrastra el estado y no podría una mujer con ese paquete, dicen. ¡Órale! Tampoco nos hagan menos, ¿eh? Jojojo.

La gente no quiere saber nada de alianzas con el PRD, mis estimados; incluso los municipios que gobierna el PRD son de los peores administrados. A más de 10 meses de gobierno no tienen obra pública, la gente no sabe qué van a informar los alcaldes perredistas el 1 de octubre, fecha en que cumplen un año de gobierno. Son los peores presidentes que tienen esos municipios, y esperamos que las lluvias no pongan al descubierto su ineptitud gubernamental. Por eso la gente nada quiere saber del PRD. Bien dice el dicho: Cría fama y échate adormir.

Respingaron los priistas con el dato de la alianza, y dijeron que ellos no quieren nada con el PRD, que si insisten en aliarse van a anunciar su muerte en la política.

Piensen dos veces antes de actuar, mis estimados, asienten cabeza, no coman ansias, serenos. Aprendieron a vivir de las mieles que da el poder y en estos tiempos es un error quedar fuera de ellas; entonces, no se apresuren a aliarse con el PRD, sería el peor error que haría el priismo guerrerense. Y esto no lo digo yo, lo dice la gente que es tricolor de corazón. 

Insisto que la propuesta no gusta a varios militantes, entre ellos líderes de opinión, integrantes de ambos institutos políticos, pues a decir de ellos, es lo último que van a hacer los dirigentes del PRD y PRI, para sellar su muerte política en el estado guerrerense, ya que quedarían fuera de todo cargo y tampoco ganarían la elección. Es mejor solos que mal acompañados, recalcan. ¡Chispas de chocolate!

Tanto que quiero ver al Primor, y creo no me lo van conceder. Pero falta mucho, todo puede suceder, ¿qué no?  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *