fbpx

Palabra de Mujer

Ruth Tamayo Hernández

Corrupción y traición, la otra cara de la política

“El camino hacia el poder está pavimentado de hipocresía”: Frank Underwood

El descontento social de hoy, mis estimados, no aparenta ser el mismo de sexenios pasados. Aun no se declaran los movimientos explosivos, como ocurrían en aquellos ayeres, pero lo que sí vemos son caras tristes y desilusionadas de familias que se dicen engañadas; y de la gente del campo, los cuales ven mermados apoyos que antes recibían por parte del gobierno estatal y federal.

Con moche o sin moche para las organizaciones sociales  y los funcionarios del sector agrícola, los agricultores eran atendidos a tiempo con la entrega de fertilizantes y semilla para sembrar.

Sin embargo, también es digno reconocer que la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, quiere evitar a toda costa la corrupción que por decenios prevaleció en el país, y exigieron depurar el padrón, sin antes verificar los trasfondos que éste arrastra de hace 26 años.

Porque no debemos hacernos tontos. Los que no sabemos es que la mayoría de los campesinos registrados en el padrón que manejaron estados y municipios, no siembran, son bien pocos los campesinos que ocupan sus tierras para producir maíz, frijol, arroz y ajonjolí. La mayoría rentan sus tierras a empresarios, y son estos los que producen e importan el producto. Otros las ocupan con otros fines, pero ocupan también el insumo. Me refiero a Guerrero, donde se tiene una gama de otros cultivos fuera del sistema de granos básicos, que también reciben fertilizante.

Ese dato lo conocen todas las autoridades municipales, estatales y federales. No es nuevo este asunto. Hace muchos años que eso se practica en Guerrero y eso orilló a los campesinos a no sembrar.

Lo que hay atrás del programa de fertilizante es un tema grave que conocen los tres órdenes de gobierno, así como también los dirigentes de Partidos políticos y de las organizaciones campesinas. Todos saben bien cómo masca la iguana y el trasfondo del programa de fertilizante en los 81 municipios del estado de Guerrero. Es un tema espinoso que hay que tomar con equipo especial, y esto lo sabe el gobierno, sólo que se hacen guajes y ven para otro lado todos los gobernantes.

Es injusto que cataloguen a los campesinos de ser inducidos para ir a marchar y bloquear carreteras. Pero lo cierto es que la gente no tiene otra forma de hacerse escuchar, más que salir a gritar a la calle. Nadie sale feliz y contento a bloquear una carretera federal, sabiendo que puede ser golpeado por la autoridad; pero no tiene alternativa, la gente lo hace por necesidad.

De verdad qué poca disponibilidad al diálogo tienen los funcionarios del gobierno federal. Son soberbios, altaneros, sienten que el mundo no los merece.

El coordinador nacional del programa del Fertilizante en Guerrero, no pudo evitar mostrar su cara de coraje al conocer los movimientos de las organizaciones campesinas en casi todo el estado suriano. Pero también a nivel nacional los campesinos bloquearon carreteras y el flamante Jorge Gage Francois, cuando escuchó que los campesinos iban rumbo a Palacio Nacional a ver al mandatario federal para plantearle sus problemas, en relación al fertilizante, enfurecido les dijo que el presidente no recibe gente manipulada e inducida, y que él no necesita venir a Guerrero, que lo arregla desde México.

¡Fiuuu! Con razón estamos como estamos. Y todavía se enojan por los bloqueos e insultan a los campesinos.

El mismo presidente AMLO respondió a las críticas por la falta del fertilizante en Guerrero, y dijo que todo era protagonizado por dirigentes de organizaciones campesinas, porque estos se dejaban el dinero y entregaban poco a los agricultores, “el famosos moche, pero eso se acabó, no habrá más intermediarios, entregaremos todos los apoyos directo al campesino”, recalcó; y agregó: “Le digo al gobernador Héctor Astudillo Flores que no habrá hambruna en Guerrero”, aunque reconoció el mandatario federal que en la zona de la Montaña hay muchas carencias y desnutrición.

Pero lo cierto es que aunque los gobernantes lo nieguen, en la entidad hay hambre, existen hogares donde el padre de familia gana dos salarios mínimos por día, y con ese dinero no compran casi nada para comer. A veces comen pura tortilla. Y quiero pensar que a eso se refería el gobernador cuando dijo que habría hambruna, porque al menos maíz para el nixtamal tienen algunas familias, aunque ya son varios años que los guerrerenses no siembran ni lo que se comen, y esto también es verdad; estamos a unos pasos de sufrir hambruna, aunque le moleste al mandatario federal la noticia, y más pronto si sigue dejando el campo al último y no proponen programas para hacer parir la tierra y que la gente produzca al menos lo que se come; y en cambio elige seguir regalando dinero a diestra y siniestra a personas que no estudian ni trabajan.

Bien pronto se hará realidad el hambre en este empobrecido y abandonado estado de Guerrero.

Hay mucha pobreza en la entidad suriana, y no sólo en la Montaña, sino que hasta en Acapulco vemos la pobreza extrema y también en la Costa Grande hay gente que no tiene que comer. Por ejemplo, hay centenares de personas desplazada de la Sierra que no tiene casa ni alimento seguro, andan mendigando un taco, trabajan por comida para sus hijos. Esto es real, señor presidente AMLO, y usted lo sabe porque conoce la zona como la palma de su mano y también sabe cómo se dispersa el viento por estos rumbos.

El diálogo nunca debe agotarse entre pueblo y gobierno, por más razón que ustedes tengan. El deseo de todo ciudadano es que si el gobierno no le da, que tampoco le quite.

El mandatario dijo que no aumentaría impuestos, que su gobierno trataría de mantenerse sin aumentos también a la gasolina y luz y gas. Todo esto está bien, pero nada de eso sirve a la pequeña empresa si no hay circulante. Una pequeña empresa no puede sobrevivir si no tiene ventas, si sus productos o servicios no se consumen. Y tampoco puede pagar los impuestos al SAT ni las cuotas al Seguro Social, porque si no damos de alta a un trabajador y ocurre un accidente al empleado, andan perdiendo la empresa para pagar. Por ejemplo, un pequeño negocio paga hasta 22 mil pesos mensuales y 47 mil cada dos meses, y no hay circulante.

Es desesperante la situación económica que estamos pasando; y que conste que nadie me está induciendo para que yo diga que estoy en crisis económica. En el negocio que administro, llevo más de seis meses sin recibir un peso de salario, pues con trabajos pago la nómina, aunque a algunos de plano les debo cuatro quincenas.

Desconozco el motivo de esta crisis, de este estancamiento, porque no soy experta en economía, pero lo cierto es que si esto sigue igual hasta diciembre, no seré la única que bajará cortinas.

La situación económica se agrava cada día más, viene lo grave para el sector turístico, con los meses de septiembre y octubre, cuando todos están en los puertos viéndose la cara, sin clientes, porque para el flujo de visitantes.

La Federación insiste por medio del titular de la SECTUR que estamos bien. Y ahora el Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (INEGI), sacó la noticia de que el turismo extranjero aumentó en el mes de junio, a 3 millones 901 mil 720 turistas internacionales, lo que implica un aumento de 12.2 por ciento en el sexto mes del 2019, con relación al del mes de junio del 2018.

Esto de acuerdo con la Encuesta del Viajeros Internacionales. El ingreso de divisas referente, registró un monto de mil 976.6 millones de dólares, afirman.

Es gracioso que hasta el INEGI le haga el caldo gordo a SECTUR. Desde hace días el secretario Miguel Torruco, viene presumiendo estas cifras alegres, pues no quiere reconocer que mientras no haya un organismo promoviendo México y sus destinos al mundo, difícilmente vendrán los extranjeros a visitarnos, mayormente con los problemas de inseguridad y violencia que vivimos.

Esas complicaciones son reales, no son cuento, y la mayor prueba es la masacre que se registró este jueves 8 de agosto durante la madrugada, en Uruapan, Michoacán, nuestro vecino estado, donde fueron masacrados unos 20 individuos, entre mujeres y hombres. Por lo menos 7 fueron colgados de un puente, otros fueron hallados descuartizados. De terror la escena.

El hecho corrió como reguero de pólvora en las redes sociales y desgraciadamente por esos horrores conocen a nuestro México lindo y querido en otras naciones, y para eso la necesidad del organismo encargado de publicitar al país, pero también para maquillarlo y no se vea tanto la sangre.

Pero hasta que el turismo deje de venir al país, entonces van a reconocer que hace falta un organismo para las tareas de promoción.

Es viernes, mis estimados; disfruten en familia y cuiden de sus hijos. ¡Feliz fin de semana! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *