fbpx

SOS COSTA GRANDE

 (Misael Tamayo Hernández, in memóriam)

La Ciudad de México ha estado siendo remecida por una serie de sismos leves, pero recurrentes. Del viernes pasado a la fecha suman 16 los movimientos telúricos registrados, y uno de ellos superó los 5 puntos.

¿Qué está sucediendo? Las autoridades no se ponen de acuerdo. Algunos suponen que son consecuencias de las obras de una línea del metro, pero otros señalan que se trata de reacomodos de placas en la intrincada red de fallas de la ciudad capital, algunas nuevas y otras ya existentes, pero que no se habían dado a conocer.

Recordemos que siempre se nos decía que si había algún movimiento telúrico en las costas, éstos repercutían en la Ciudad de México, asentada en una zona lacustre. Pero este año, los científicos tuvieron que aceptar que la capital del país tiene su propia red de fallas tectónicas, algunas muy peligrosas, de modo que es innecesario que se desate un sismo en algún otro lado para que la ciudad sea remecida, sino que ahí mismo ya se está moviendo la tierra.

De hecho, se ha publicado que ni siquiera es algo que tiene que ver con el volcán Popocatépetl, cercano a la ciudad de México y a la de Puebla.

Lo peor es que científicos independientes están advirtiendo de una catástrofe inminente, pero desde luego son desestimadas sus advertencias, tanto por la gente, como por los medios y las autoridades, que incluso están siendo denunciadas por ocultar información al respecto, al grado de que no se está informando de todos los sismos que se registran diariamente, los borran del tablero o bien les bajan de intensidad.

De hecho, se nos dice que los sismos que están focalizados en la alcaldía Álvaro Obregón, pero en realidad están presentes en por lo menos 3 más. Son “microsismos”, dicen, pero los expertos señalan que en realidad son intensos, pasando a fuertes, y aumentando.

Los internautas han reportado sentir movimientos telúricos fuertes, pero estos no aparecen en el reporte del Instituto Sismológico Nacional. Incluso, tampoco suenan las alarmas.

Lo cierto es que el remecimiento de la Ciudad de México no es nuevo. Desde el año pasado se ha venido documentando y a partir de abril la situación se tornó obvia, por el incremento de la sismicidad que ya no se puede ocultar.

En Radio Fórmula trataron de explicar lo que sucede en la Ciudad de México y expusieron cinco posibles motivos de los sismos, pero nada hay a ciencia cierta, y eso incrementa la preocupación de la gente.

Luis Quintanar, funcionario de la UNAM, anunció que tendríamos una intensa actividad sísmica, y no sólo en la Ciudad de México, sino en toda la zona de flexión de la Placa de Cocos y la Placa Norteamericana, que abarca la mayor parte de la costa del Pacífico, pero sobre todo desde Nayarit hasta Chiapas, pasando por Michoacán, Guerrero y Oaxaca.

De verdad esto es preocupante, pero parece que en Guerrero nada se mueve. No hay ni siquiera algún comunicado de advertencia, algo que debiera ser recurrente ante la multiplicación de los movimientos telúricos, sea cual sea su causa.

Científicos independientes reportan por su cuenta que el destino está alcanzando a la Ciudad de México, cuyo suelo se hunde inexorablemente, provocando sismos con epicentro debajo de la ciudad. De hecho, los movimientos telúricos son evidencia de que la ciudad se aplasta, pero también son factores de que ese proceso se acelere.

Por ejemplo, el sismo del martes 16 de julio, que fue de los más fuertes, la gente lo reportó como una sacudida rara, inusual. “Prácticamente sentí como si me hubieran pateado el trasero”, dijo un internauta. No supo determinar si fue trepidatorio u ondulatorio. Lo cierto es que se trató de un reacomodo hacia abajo del piso, que reverberó en la superficie.

Hay gente que está llevando la cuenta de los sismos o microsismos, y consideran que es algo alarmante. Se habla de una falla que corre a lo largo de una de las avenidas principales de la ciudad, que ya está activa.

La gente incluso está pidiendo que las autoridades responsables de la medición de sismos, entre ellos Quintanar, comparezca ante el Senado para que digan lo que saben, porque ellos tienen conocimiento de que todo se está hundiendo, sobre todo en las delegaciones Álvaro Obregón y Miguel Hidalgo, pero que están alcanzando a la delegación Benito Juárez, la cual es el corazón de las fallas en toda la Ciudad de México, y de la cual se activarían todas las demás.

La gente reclama información. El presidente de la República debe enfocarse en esto, y exigir a detalle los datos que le permitirían tomar una decisión rápida, por lo menos informar a la gente del riesgo inminente.

Este es un llamado también para diputados y senadores, pues de lo que hagan en materia de prevención, dependerá el recuento de daños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *