fbpx

Palabra de Mujer

Ruth Tamayo Hernández

*Diputados de Baja California violaron la Constitución

*Exigen desaparición de poderes en esa entidad

“Las layes son como las telas de araña, a través de las cuales pasan libremente las moscas grandes y quedan enredadas las pequeñas”: Honoré de Balzac.

Parece que fue ayer, mis estimados, cuando Jaime Bonilla Valdez, gobernador electo en Baja California, por la coalición Juntos Haremos Historia, festejaba eufórico la conquista de esa entidad, mayormente porque le arrebató al panismo el estado que había gobernado por más de 30 años.

El festejo se prolongó por varias horas de pachangas y discursos alegres; incluso, el ganador morenista Jaime Bonilla Valdez, aseguró en esa ocasión que al momento del tomar el cargo (cosa que ocurrirá en noviembre próximo), acabaría con el grave problema de corrupción que había en esa entidad, “pues la gente pedía a gritos un cambio, ya no nada más de gobierno y de partido, sino de régimen y creemos que nuestro proyecto de gobierno les ha gustado”, dijo.

Sin embargo, y como las palabras se las lleva el viento, hoy el gobernador electo de Morena está involucrado junto con los miembros del Congreso local de Baja California (por cierto de mayoría panista) en problemas graves de corrupción, ya que los legisladores aprobaron al vapor y por la vía fast track una reforma constitucional a modo, para que el gobernador electo, Jaime Bonilla Valdez, gobierne cinco años y no dos, como estipula la Constitución de esa entidad federativa que fue recientemente reformada.

Y es que recordemos que el estado de Baja California modificó su constitución para empatar la elección de gobernador con las elecciones legislativas federales de 2021, tal como ocurrió en Guerrero con el periodo 2011-2015, en que el gobernador Ángel Aguirre fue electo sólo para un periodo de 4 años.

Por lo tanto, Bonilla sólo fue electo para 2 años, tiempo en el cual no podrá hacer prácticamente nada, salvo nadar de a muertito, mientras se preparan los siguientes comicios.

Entonces, los legisladores bajacalifornianos simplemente se pusieron a reformar nuevamente la Constitución estatal, para ampliar el periodo del gobernador electo el 2 de junio pasado y que todavía ni siquiera toma posesión.

¿Qué principio se viola aquí? Según los conocedores, el debate radica en que Bonilla fue electo sólo para un periodo de 2 años, y que ya no valen ampliaciones de ninguna índole, pues los electores, al momento de acudir a las urnas, sabían que estaban eligiendo a un gobernador por 2 años, y no por 5 o 6.

Semejante decisión tiene a Bonilla y a los diputados –que insisto son mayoritariamente de oposición, pues sólo 3 son de Morena- en el filo de la navaja, y a unos centímetros de quedar fuera de la Gubernatura. Si no reculan, puede ser que Bonilla ni siquiera tome el cargo.

Sin duda el suceso es un manjar exquisito para los acérrimos enemigos políticos de la coalición Juntos Haremos Historia, que tienen todo para vengarse de los puritanos morenos y están más que listos para satisfacerse y se relamen los bigotes para meterle el serrucho a la coalición morenista en Baja California, cercenarlos y dejarlos fuera del gobierno; sin embargo, no olviden que Morena tiene todo a su favor, cuenta con la mayoría del Congreso de la Unión y del Senado, y con la Presidencia de la República; entonces, también puede que le hagan como ellos bien dicen, lo que el viento a Juárez.

Lo bueno que la vida se encarga de poner a cada quien en su lugar, y bien pronto la vida puso a prueba a Morena, pues ellos siempre han pregonado honestidad y de ser respetuosos del Estado de Derecho, y vean con qué batea de babas salieron en Baja California.

El riesgo que corren es que así como pasaron la prueba el 2 de junio pasado, la sociedad les va agradecer que la ratifiquen, ya que tienen mayoría en el Congreso de la Unión y el Senado, y bien pueden pasar por alto esta violación a la Constitución, o castigar de manera ejemplar al Congreso de Baja California, cuyos integrantes del PAN y del PRI ya enfrentan procesos de expulsión de sus respectivas dirigencias nacionales, para vergüenza de estos nalgas prontas, que seguramente vendieron el voto para hacer realidad esta contra-reforma.

Y es que es fuerte el rumor en el sentido de que los diputados bajacalifornianos fueron comprados, tanto los de Morena como los de la oposición, con 1 millón de dólares por piocha. ¡Chispas! Eso es un dineral que en su vida lo verán juntos. Así que ¿cómo canijos no los iban a convencer para que aprobaran la reforma? Con ese billete verde, hasta mi abuelita la aprueba. ¡Uuufff!, no la chiflen señores diputados, porque es cantada.

Y no crean que es chisme, mis estimados; se escucha recio y quedo en los corrillos de ese Congreso, que es cierto lo del cañonazo de billetes que recibieron los diputados para aprobar dicha reforma, sabiendo que con dinero baila el perro.

Veremos pronto en qué acaba este asunto que, viéndolo bien, es peligroso; y más grave si se hacen ciegos, sordos y mudos y lo dejan pasar, sólo porque Morena es mayoría en el Congreso de la Unión.

Simple, el buen juez por su casa empieza.

Sin duda el castigo debe ser ejemplar, para que no incurran otros en el mismo error. Y si castigan al Congreso de Baja California con la desaparición de poderes, como lo propuso el presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo (quien manifestó que era gravísima la reforma, porque significa una ruptura con la Federación), será de verdad un acto de justicia, para que se les quite lo mañoso.

Muñoz Ledo, también dijo que pueden proponer otros recursos legales, como la controversia constitucional y la acción de inconstitucionalidad.

Sin embargo, el legislador morenista mencionó que para él la solución es la desaparición de poderes en el estado bajacaliforniano. Jojojo.

“Lo estamos estudiando, pero hay que hacerlo”, expuso.

Esto es lo más prudente y sensato que le he escuchado al diputado Porfirio Muñoz Ledo. Ojalá aprueben la desaparición de poderes en Baja California. La prueba es dura, pero Morena debe poner correctivos; de lo contrario, le harán competencia a Pinocho.

En caso de que las cámaras acuerden la desaparición de poderes, Jaime Bonilla Valdez quedaría también inhabilitado para ser gobernador de Baja California.

Y, por otro lado, para no variar, seguimos hablando de Morena, pues también la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), trae en salsa de chile habanero al gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, por desacato a una orden de la máxima Corte.

El Poder Judicial local acusó ante la Corte que el mandatario morelense (quien es de militancia petista, pero que llegó al poder en alianza con Morena), no trasfirió el total de los recursos para el pago de jubilaciones de Trabajadores del Tribunal Superior de Justicia del Estado.

Son 4 millones de pesos de ese gasto, pero el gobernador trasfirió 2 millones de pesos 299 mil 762 pesos, faltando por trasferir 1 millón 919 mil 835 pesos, según el TSJEM.

La Corte le dio un plazo de 10 días hábiles al gobernador morelense para que efectúe el depósito del resto del dinero. De no cumplir con la orden de la Corte a más tardar el 25 de julio, con el pago total requerido por el Tribunal Superior de Justicia del Estado de Morelos, el gobernador Cuauhtémoc Blanco, podría estar en riesgo de que la Corte lo declaré en desacato y resuelva su destitución. ¡Me lleva la que me trajo! 

¿Pero qué les pasa a estos funcionarios? Sabemos que casi todos no pueden controlar el poder que les dieron, y la mayoría andan volando muy alto, no pisan tierra, olvidan que el poder es efímero y no dura para toda la vida. Pero no entienden los políticos y tampoco pueden controlar la soberbia se creen dueños de la verdad absoluta. Algunos ni siquiera sabían qué irían a hacer a los congresos o a los ayuntamientos; sin embargo, están ahí. Desvariando de poder, pero ahí están.

Aún es temprano para saber qué tanto fallamos los mexicanos con el tan anhelado cambio que deseábamos todos. Era necesario un cambio, es cierto, aunque hubiéramos querido que fuera bueno. Es temprano para saberlo, pero no se divisa nada bueno con el gobierno de Morena, más bien el panorama pinta gris y todo indica que los discursos de Morena se quedarán en eso en arengas y promesas.

Pero también la esperanza muere al último, ¿qué no? Jojojo. El cambio es para los valientes, acuérdense, aguanten vara, pues los mexicanos somos aguantadores y resistentes.       

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *